Schotten-Totten Lucha por los mejores pastos de Escocia

Category: Cartas, para Dos 8 0

Edge Entertaiment trae el encanto de los verdes campos escoceses, el sonido de las gaitas…y los gritos de batalla.
En Schotten-Totten de Reiner Knizia las escenas de bucólicas están fuera de lugar cuando varios clanes enfurecidos reclaman una parcela de terreno como propia. ¡Sólo los hombres más fuertes saldrán victoriosos de la disputa vecinal!
En el interior de la caja de Schotten-Totten se encuentran los siguientes componentes:
– 54 cartas de clan divididas en seis grupos de distintos colores cuyos valores van del uno al nueve.
– Nueve cartas de fronteras de piedra.
– Diez cartas de táctica que sólo se utilizan en la variante avanzada del juego.
– Reglamento.

 
Schotten-Totten es un juego para dos personas en el que cada uno de los jugadores es el cabecilla de un pueblo escocés. Las lluvias cambian de sitio las fronteras de piedra que delimitan ambos asentamientos y nadie está dispuesto perder sus tierras. ¡Dad la voz de alarma! Los hombres más diestros en el combate deben pelear para poner las cosas en su sitio.
Este juego de cartas no tiene apenas complicaciones y es muy rápido. Vamos, que está muy bien para esos días en los que se dispone de poco tiempo para la partida o en los que se está saturado después de una sesión de algún juego que exija más preparativos y mayor concentración, como el Memoir`44, por ejemplo.


Antes de jugar a Schotten-Totten hay que construir la frontera alineando horizontalmente las nueve cartas de muro de piedra en el centro de la mesa. Después, se barajan las cartas de los clanes y por último, claro está, cada jugador coge su mano inicial de seis cartas y se sortea quién será el encargado de abrir el juego.
Como viene siendo habitual en los juegos para dos personas, los turnos en Schotten-Totten son alternativos. El jugador activo debe escoger una de las nueve fronteras de piedra y soltar una carta de clan en su lado de la muralla para intentar formar poco a poco un conjunto de cartas mejor que el de su rival.
En Schotten-Totten existen varios grupos de cartas de diferente categoría. ¡Los jugadores novatos pueden respirar tranquilos! En las instrucciones se incluye una pequeña tabla en la que se detallan las diferentes formaciones posibles, desde el grupo más fuerte hasta el más tirillas.

 
Por ejemplo, una persona puede tener un Clan compuesto de tres cartas de un mismo color en su lado de la frontera. Si su contrincante formase en ese mismo muro un Grupo Ordenado, hecho con tres cartas numeradas consecutivamente, el primer jugador podría reclamar como suya esa muralla.


¡Ojo! La acción de reclamar un trozo de frontera en Schotten-Totten debe realizarse durante el turno del jugador y antes de añadir una nueva carta sobre la mesa. En otras palabras, que hay que esperar después de completar un conjunto de cartas para disputarse un territorio.
Puede darse la circunstancia de que ambos jugadores tengan grupos de la misma categoría en una muralla determinada. Cuando esto pasa gana quién tenga el conjunto de cartas más altas. Si aun así no se resuelve el empate se alza con la victoria el primero que haya completado su grupo de cartas.Es muy importante que las cartas que se vayan jugando en Schotten-Totten se pongan en fila, una debajo de otra, de tal modo que los valores de cada carta sean siempre visibles por los dos jugadores. ¡Así se evita más de un equívoco! Queremos provocar una auténtica bronca escocesa con garrotazos de por medio.
La partida básica de Schotten-Totten finaliza en el instante en el que alguno de los dos jugadores consigue hacerse con al menos tres fronteras adyacentes o un total de cinco muros de piedra dispersos entre sí.

Para aquellos a los que este juego se les quede un poco corto se han incluido las diez cartas de táctica. La preparación de la partida de Schotten-Totten es exactamente la misma salvo por el hecho de que hay que mezclar este mazo adicional.

La diferencia estriba en que durante su turno los jugadores estarán obligados a escoger entre robar una carta de clan o de táctica. Además, hay que tener en cuenta que una persona sólo puede poner en juego una carta de táctica más que su adversario.
Cada una de las diez cartas tácticas de Schotten-Totten produce efectos distintos. Así, por ejemplo, la carta Niebla sirve para hacer que la frontera quede en manos de la persona cuyas cartas sumen un número más alto sin ni siquiera tomar en consideración la categoría del conjunto.
Como conclusión puede decirse que Schotten-Totten es un juego muy divertido que se presta a los piques sanos entre los jugadores pero que apenas tiene estrategia. No todo va a ser Eurogames de los duros porque de ser así habría muchos amigos y familiares que no querrían ni oír hablar de eso de los juegos de mesa.

Schotten-Totten es un juego ágil, que se puede llevar a cualquier parte en un momento dado y con el que echar un buen ratito está garantizado. ¿Te apetece ir de visita a Escocia?

Add Comment